El éxito del coworking a nivel mundial

El éxito del coworking a nivel mundial

 

No se puede negar que el mundo del coworking está en auge y cada vez está más solicitado debido a sus ventajas como el bajo coste, el compartir espacio con más profesionales y la posibilidad de crear proyectos en común.

Desde sus comienzos, en 2006, el fundador de Spaces, Martijin Roodrnik ha llevado el concepto de coworking a muchos países como Estados Unidos, Italia, Alemania, Suiza…. e incluso España.

Según Martjin Roodrnik hay 16.000 espacios de coworking en el mundo y según las estadísticas de Statista, estamos hablando de unos 13.800 espacios de coworking en el mundo.

España cuenta con 1500 espacios de coworking según Coworking Spain, un aumento muy significativo si lo comparamos con los 50 espacios de coworking que había en nuestro país en 2010, y el 50% de ellos están en Madrid y Barcelona, por lo que España está en el tercer puesto del ránking mundial, sólo detrás de Estados Unidos y Alemania.

 

Orígenes del coworking

 

El coworking surge de la necesidad que tiene el ser humano de comunicarse, de interactuar con otras personas. Desde un punto de vista profesional, el primer espacio de coworking se remonta en 1999 en la ciudad de Nueva York y el término fue inventado por Bernie DeKoven para describir el trabajo colaborativo a través de los ordenadores y mesas.

El coworking tiene su origen en Estados Unidos y en Europa se implantó debido a la crisis económica con la idea de fusionar una oficina con un coffee shop.

En 2007 el término coworking aparece en los buscadores de Google y hasta 2010 sólo se asociaba en Estados Unidos.

Pero la idea del coworking va más allá del ahorro en costes, se trata  de crear oportunidades de negocios ya que nunca se sabe con quién trabajarás en un proyecto…

Por lo tanto, el crear comunidad hace que cada vez más haya una nueva mentalidad en la concepción del trabajo.

 

Pero, ¿a qué es debido este auge del coworking?

 

Porque se percibe una nueva concepción de trabajo como la colaboración, la sostenibilidad y la accesibilidad.

También el hecho de que se produzcan sinergias, la oportunidad de poder crear un proyecto en común con  otros profesionales y también el ahorro en costes de alquiler de una oficina.

Este crecimiento se debe al incremento de profesionales independientes, freelances y autónomos a nivel mundial.

También se debe al hecho de que los espacios de coworking brindan un ambiente laboral sano, contando con un espacio equipado y con todos los servicios cubiertos que puede ofrecer una oficina pero a un precio más asequible.

Se estima que en los próximos tres años, en 2020, habrá 26.000 espacios de coworking en el mundo según Emergent Research.

También se prevé que el número de coworkers llegue hasta los 3.8 millones de usuarios en ciudades como Berlín, Nueva York o Barcelona.

El número de espacios de coworking subió hasta un 23,8% y el número de coworkers asciende hasta un 41%.

El diario alemán Deskmag prevé que a finales de año habrá 1.2 millones de usuarios que trabajarán en espacios de coworking y que incluso estima que en el mundo contaremos con 14.000 espacios de coworking.

Debido a este crecimiento, los nuevos espacios de coworking cada vez son más grandes que los anteriores.

Aunque cada vez haya más personas que trabajen en espacios de coworking, es posible que no se note mucho debido a que sólo un 40% utiliza el coworking cada día de la semana, un 30% aparece 3 o 4 veces por semana y en un día normal, uno de cada cinco  miembros trabaja en horas muy irregulares.

Con este nuevo concepto de trabajo, no cabe duda que el coworking es y seguirá siendo la mejor alternativa a la hora de buscar un espacio de trabajo compartido.